"Ciudad Secreta: Parte Dos"
Parte del evento "Batman: Año cero"

Batman Vol 2 22.jpg
10 de julio de 2013
Fecha en la portada
Septiembre de 2013
Artistas de portada
Greg Capullo y FCO Plascencia
Escritores
Scott Snyder
Dibujantes
Greg Capullo
Entintadores
Danny Miki
Coloristas
FCO Plascencia
Letristas
Nick Napolitano
Editores
Mike Marts y Katie Kubert
"Aquella Vez"
Escritores
Scott Snyder y James Tynion IV
Dibujantes
Rafael Albuquerque
Entintadores
Rafael Albuquerque
Coloristas
Dave McCaig
Letristas
Taylor Esposito
Editores
Mike Marts y Katie Kubert
Cómic anterior
Siguiente cómic

Portada alternativa hecha por Mikel Janín

Apariciones en "Ciudad Secreta: Parte Dos"

Personajes principales

Personajes secundarios

Villanos

Otros personajes

Localización

Objetos

Sinopsis de "Ciudad Secreta: Parte Dos"

En los cielos de Gotham, la Red Hood Gang secuestra un dirigible a medio vuelo. El dirigible pertenece a Oswald Cobblepot, quien está en una reunión con Luca Falcone. A pesar de las amenazas de Luca, Red Hood One lo lanza a su muerte. El objetivo del secuestro es robar armamento de alta tecnología, siendo transportado por Cobblepot en sus dirigibles, los cuales son escasamente regulados en Gotham. Entre los artículos se encuentran rifles sónicos de Industrias Wayne, que a pesar de no ser letales pueden ser reconfigurados para serlo. Cobblepot, molesto, intenta desenmascarar a Red Hood One, pero es electrocutado al tocar su casco.

Red Hood One se da cuenta de que esta persona no es Cobblepot, sino el vigilante que los ha estado atacando desde hace semanas, y le propone unirse a su grupo. Bruce Wayne se niega, por lo que los secuaces lo atacan y desenmascaran, pero Bruce es capaz de ocultar su identidad usando a un secuaz. Red Hood One ahora propone quitarse su máscara, pero Bruce dice que no es necesario y usa unas cuchillas ocultas en su brazo para cortarlo, añadiendo que sólo necesita su ADN para identificarlo. Bruce logra escapar hacia la bodega del dirigible, donde se encuentra el verdadero Cobblepot atado. Miembros de la Red Hood Gang los encuentran y les disparan, por lo que Bruce toma a Cobblepot y salta en paracaídas.

Años atrás, Bruce usa el mapeador visual de su padre para investigar el pozo que encontró en los terrenos de su familia, pero accidentalmente cae hacia el mismo pozo. La luz emitida por el mapeador ciega a Bruce y alarma a un gran número de murciélagos que dormían, los cuales lo abruman.

En su base en Park Row, Bruce le comenta a Alfred que siente que su misión está fracasando. Cobblepot fue un callejón sin salida, mientras que el ADN obtenido de Red Hood One no está registrado en ninguna parte, y ahora su grupo está tomando el control de pandillas rivales, y no hay un patrón en sus actos criminales más que atemorizar a la ciudad de sí misma. Alfred, reacio, le dice a Bruce que perderá su guerra contra el crimen, ya que si captura a Red Hood One, alguien más tomará su lugar. Bruce responde que está dispuesto a eso, ya que aunque la guerra no pueda ganarse, será suya. Alfred añade que no es su guerra con la que no está de acuerdo, sino con su forma de hacerle frente, luchando como un fantasma y dejando que Bruce Wayne se pudra mientras la compañía de su familia es dirigida por un hombre que sólo busca gloria, y ahora que el hecho de que la Red Hood Gang está usando armamento de Industrias Wayne debería ser suficiente para que Bruce note su torpeza. Alfred finaliza diciendo que sus padres deberían estar avergonzados. Bruce, furioso, le reclama a Alfred que no ha hecho nada de bien en el mundo más que mantener la Mansión durante sus años fuera. Alfred lo abofetea, y dice que ayudarlo ha sido un error, por lo que regresará a la Mansión. Tras desahogar su ira, Bruce llama a Philip para reunirse. Philip le pide que se vean en el museo alrededor de la medianoche.

En el museo, Bruce intenta convencer a Philip de cerrar operaciones en Industrias Wayne debido al robo de armamento por una pandilla que ahora está en posesión de la Red Hood Gang, hasta que encuentren quién ha sido reclutado por el grupo o hasta que alguien los detenga, pero Philip se niega a hacerlo, pidiéndole una vez más que se una a la compañía. Sin embargo, Bruce nuevamente declina, afirmando que no puede estar en público por razones que no puede explicar, por lo que Philip procede a encender las luces del museo, revelando que el museo está lleno de miembros de los medios de comunicación de la ciudad, y anuncia el regreso de Bruce y su papel en la compañía. Philip le cuenta a Bruce que cuando tuvo que renunciar a la geología por su padre, éste tuvo que arrastrarlo fuera de una cueva, pero había valido la pena, y afirma que esta es su forma de arrastrar a Bruce de su cueva. Furioso, Bruce abandona la sala.

Bruce a continuación se encuentra con Edward Nygma, el estratega de Philip. Bruce le pregunta si la emboscada fue idea suya, y Nygma responde que en realidad le había sugerido a Philip algo diferente, pero se había negado. Nygma le informa que la salida está más adelante, en el aviario. Esto hace sospechar a Bruce, ya que sabe que no hay un aviario en el museo. Nygma admite que se dejó llevar por el espíritu de la habitación, comentando que los egipcios antiguos fueron responsables de los primeros juegos de mesa, de los cuales su favorito tiene un diseño que luce como el símbolo Uróboros, una serpiente engullendo su propia cola y formando un círculo. Nygma añade que el comportamiento de Philip se asemeja a este símbolo, diciendo que si continúa, se quedará sin brazos, o "armas". Bruce asume correctamente que Nygma se refiere a que Philip está, contra su juicio, obsequiando armamento a la Red Hood Gang como una forma de evitar de que roben artículos más importantes. Bruce quiere saber más al respecto, pero Nygma dice que se quedaron sin espacio.

Acto seguido, Bruce escucha a reporteros que lo han localizado y se dirigen hacia él, por lo que procede a escalar la Esfinge de la habitación, comentando que ha esto se había referido Nygma cuando mencionó el aviario. Sobre la cabeza de la esfinge, Bruce es capaz de escapar por el tragaluz, advirtiéndole a Nygma que se esfuerce más la próxima vez. Nygma comenta a sí mismo que no habrá una próxima vez.

Llegando en taxi a su casa en Park Row, Bruce llama a Alfred para disculparse y decirle que las cosas son peores de lo que pensaba, pero no contesta. Dentro, Bruce se encuentra con decoraciones de bienvenida, mientras que afuera la Red Hood Gang aparece y detona los explosivos en la casa.

Apariciones en "Aquella Vez"

Personajes principales

Personajes secundarios

Otros personajes

  • Maxwell

Localización

  • Egipto

Sinopsis de "Aquella Vez"

A la edad de 21 años, Bruce despierta en una habitación cerrada a oscuras. Pasando meses bajo el tutelaje del inventor Sergei Alexandrov, Bruce ha construido y perfeccionado varias herramientas para utilizarlas en un "examen final": una habitación cerrada con suministro limitado de oxígeno, donde sólo tendrá las herramientas que ha construido para escapar. Ahora, Bruce se encuentra en tal habitación rodeado por sus herramientas, las cuales sólo tienen la mitad de sus componentes. El examen ahora consiste en utilizar los componentes existentes e improvisar, y "permitir lo imposible". Afuera, Sergei lo está esperando, pero duda de que Bruce pueda lograrlo. No obstante, Bruce pronto emerge, habiendo incorporado componentes de las herramientas en unos guantes, con los cuales rompió la pared. La lección de Sergei es que el momento más emocionante es cuando uno deja ir los conceptos de lo que es o no posible, y se vuelve un "explorador de la mente", dándole el poder de crear lo imposible.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.