"Ciudad Oscura: Parte Uno"
Parte del evento "Batman: Año cero"

Batman Vol 2 24.jpg
9 de octubre de 2013
Fecha en la portada
Diciembre de 2013
Artistas de portada
Greg Capullo y FCO Plascencia
Escritores
Scott Snyder y James Tynion IV
Dibujantes
Greg Capullo y Rafael Albuquerque
Entintadores
Danny Miki y Rafael Albuquerque
Coloristas
FCO Plascencia y Dave McCaig
Letristas
Nick Napolitano y Taylor Esposito
Editores
Mike Marts y Katie Kubert
Cómic anterior
Siguiente cómic

Portada alternativa hecha por Guillem March

Apariciones en "Ciudad Oscura: Parte Uno"

Personajes principales

Personajes secundarios

Villanos

Otros personajes

Localización

Objetos

Sinopsis de "Ciudad Oscura: Parte Uno"

Bruce y Alfred inician la construcción de su nueva base de operaciones en la cueva cercana a la Mansión Wayne. Después de que Alfred le corta el pelo al rape, Bruce menciona que es una locura lo que están construyendo. Alfred está de acuerdo, pero añade que es el mejor tipo de locura, aquella que Gotham recompensa.

Miembros de la Red Hood Gang están robando tanques de oxígeno, y mientras debaten la existencia del nuevo vigilante enmascarado, Batman aparece y los captura silenciosamente uno por uno, colgándolos en una cartelera para formar un murciélago.

A la mañana siguiente, las ediciones de periódicos cubren principalmente a Batman, pero Red Hood One, a bordo de un barco está más interesado en el anuncio de la oficina del Alcalde de sus planes para construir un nuevo puerto marítimo en el extremo sur de Gotham, y lo peculiar del asunto es que para la construcción utilizarán un nuevo tipo de hormigón basado en sílice, con secado más rápido y mayor fuerza que el convencional. Sin embargo, lo que más le interesa a Red Hood One es su sabor, mientras lo vierte en las bocas de los secuaces que le han fallado, y procede a tirarlos a la bahía y dejarlos ahogarse.

Mientras tanto, Bruce y Alfred discuten los planes de la Red Hood Gang. Bruce está frustrado con la falta de un patrón en sus acciones, con sus grupos más grandes robando químicos, mientras que los grupos más pequeños están robando materiales inservibles, y piensa que estos robos menores son un intento de cubrir los robos de químicos. Seguro de que Red Hood One tiene un fin del juego en mente, Bruce teme que Batman lo ha acelerado.

Bruce visita a su tío Philip en Industrias Wayne. Philip se sorprende al verlo y procede a disculparse por lo sucedido. Bruce lo perdona, y le dice que la Red Hood Gang está planeando algo grande, y necesita saber si Philip sabe algo al respecto. Philip responde que no le dicen nada, sólo abre sus puertas, por lo que Bruce le pregunta qué es lo que han robado de Industrias Wayne. Philip menciona que tienen un sistema para etiquetar cada producto con una firma magnética, la cual emite una alerta si algún producto sale de una instalación designada, pero dos días atrás Red Hood One lo desmanteló. Cuando Philip intentó advertirle a la policía, miembros de la Red Hood One lo "reclutaron" marcándolo como Red Hood #347. Al darle la llave a Bruce, éste lo invita a quedarse en la Mansión Wayne por su seguridad, pero Philip se niega, y pronto se da cuenta de que la decisión de Bruce de "volver a la vida" fue por lo menos en su mayoría gracias a Alfred.

En la cueva, Bruce continúa su investigación sobre la Red Hood Gang, informando a Alfred que el grupo ha asaltado todos los almacenes de Industrias Wayne a excepción de uno, y pronto ambos se dan cuenta de lo que están planeando. Bruce menciona que para la situación Bruce Wayne será más efectivo que Batman.

En la Jefatura de Policía de Gotham, un oficial le informa al Comisionado Loeb que Bruce Wayne aparecerá en televisión con información sobre la Red Hood Gang, algo sorprendente debido a que se creía que había muerto. Loeb, queriendo evitar el "dolor de cabeza", decide enviar a James Gordon.

En su conferencia de prensa, Bruce le pregunta a los espectadores en casa qué es lo que les gusta de Gotham, constatando que la ciudad es un terrible lugar para vivir. La verdad, para él, es que cada uno sabe por qué se quedan en Gotham, o simplemente no lo saben. En su caso, Bruce no sabía por qué había regresado hasta hace poco, afirmando que lo que le gusta de la ciudad es que las personas van a ella en busca de ser algo más de lo que son, siendo un lugar transformativo donde los habitantes cada día se levantan a los desafíos que les presenta, cambiándolos. Sin embargo, Bruce menciona que ahora la ciudad tiene miedo, debido a los ataques de la Red Hood Gang, pero les dice a los espectadores que el nuevo desafío es detenerlos, y su lucha comenzará en el edificio donde actualmente se encuentra, la Planta Procesadora de Químicos ACE, donde cree que la Red Hood Gang creará una mezcla de químicos tóxicos que explotará en diferentes ubicaciones en Gotham mañana por la noche.

Durante el discurso, Gordon vislumbra a miembros de la Red Hood Gang a punto de lanzar cohetes hacia la conferencia, y procede a advertir a los presentes mientras furgonetas de noticieros explotan. Bruce aprovecha la conmoción y se adentra a la planta, seguido momentos después de Gordon y sus hombres. Dentro, Bruce ve que la situación es peor de lo que pensaba, justo cuando Red Hood One aparece por detrás a punta de pistola. Ordenando a sus hombres que cierran las puertas antes de que la policía entre, Red Hood One felicita a Bruce por averiguar sus planes, sobre todo por deducir correctamente la fecha: el aniversario de la muerte de Thomas y Martha Wayne, y dice que pronto transportarán su mezcla de químicos a través de los túneles traseros y harán explotar el edificio con Bruce y la policía dentro, y los acontecimientos servirán para mostrarle su verdad a la ciudad.

Bruce responde que su visión sobre la aleatoriedad y el sin sentido de la vida es una farsa, y que a pesar de que la muerte de sus padres no tuvo sentido, sus vidas tuvieron, lo importante siendo lo que cada uno hace antes de la muerte. Esto molesta a Red Hood One, quien se prepara para matar a Bruce y cerrar el ciclo, pero de pronto las luces se apagan. Policías en helicópteros sobrevolando la zona se sorprenden al ver que el apagón afectó sólo una parte de la ciudad, la cual forma un murciélago. En la oscuridad, Red Hood One procede a utilizar lentes de visión nocturna y logra ver a Bruce, pero Batman aparece y se lo lleva. Batman a continuación ordena que las luces se enciendan de nuevo, cegando a Red Hood One y sus secuaces. El líder se quita el casco y observa por primera vez con sus propios ojos a Batman, y le ordena a sus hombres que lo maten. Mientras tanto, Alfred informa que no puede prometer que podrá tener el control de las puertas antes de que la Red Hood Gang escape, por lo que Batman intenta darle tiempo, pero no logra vislumbrar a Red Hood One apuntándolo con una pistola de alto calibre, a pesar de las advertencias de Alfred que no son captadas debido a una mala recepción. No obstante, una bala rebota en el casco de Red Hood One, aturdiéndolo. El responsable es uno de sus secuaces, Red Hood #347, y el líder le dispara. Batman se da cuenta de que el secuaz es Philip y corre hacia él, pero es demasiado tarde.

Alfred logra tomar control de las puertas y bloquea la salida de la Red Hood Gang. A continuación, Gordon aparece ante Batman con sus hombres y le apunta con una pistola, diciéndole que se rinda, pero Batman lo aturde con su arma de agarre y escapa. Molesto, Gordon le ordena a sus hombres que se concentren en evacuar el edificio, el cual no tarda en explotar. Batman se dirige a la azotea y ve a Red Hood subiendo a un helicóptero, decidiendo saltar y tratar de capturarlo, pero en el intento ambos caen en un pasadizo elevado dentro del mismo edificio. Herido por la caida, Batman es golpeado por Red Hood One con un tubo de metal, y responde rompiéndole el tobillo. A continuación, un depósito de químicos estalla su tapadera, partiendo en dos el pasadizo. Batman trata de rescatarlo debido a que el pasadizo no podrá aguantarlos por mucho tiempo, pero el líder se niega, dándose cuenta de que es el mismo vigilante de hace meses, y le dice que "esto es sólo el comienzo", decidiendo caer al depósito de químicos.

Tiempo después, Bruce y Alfred han instalado un pasadizo a la cueva desde el estudio de la Mansión Wayne. Alfred comenta que fue astuto de él crear un bucle y superponer su imagen en los lentes de visión nocturna para crear la ilusión de que Batman y Bruce Wayne son personas diferentes, una pieza clave en la formación de la leyenda de su alias. Sin embargo, Bruce cree que no pasará mucho tiempo para que alguien descifre su identidad.

La policía por su parte ha descubierto la identidad de Red Hood One, pero Bruce dice que no es tan simple, ya que no recuperaron ningún cuerpo del depósito de químicos en ACE, y algunos miembros del grupo señalaron a un hombre llamado Liam Distal como el líder. No obstante, el cuerpo de Distal fue descubierto el día anterior, dentro de un barril de lejía en el parque de atracciones Amusement Mile. La lejía disolvió gran parte de los restos, y por ende no se puede determinar cuándo fue asesinado. Todo lo que se sabe es que en algún punto del año pasado alguien mató a Distal y ocupó su lugar como líder de la Red Hood Gang, por lo que no sabe si estuvo enfrentándose a Distal por meses y a otra persona recientemente, o si eran la misma persona.

Dejando a un lado el tema, Alfred comenta que su carrera como actor le deja en claro que la gente no descifrará su identidad, ya que la gente quiere creer en el personaje que está interpretando, prefiriendo olvidar a la persona detrás de la máscara y ser transportados a un mundo donde lo imposible se vuelve posible. Bruce procede a disculparse con Alfred, pero éste insiste en que sus padres estarían orgullosos de él. El momento es interrumpido por una transmisión a toda la ciudad donde Edward Nygma presenta su nombre, así como su alias: Riddler. Nygma explica que llegó para hacer a la ciudad más inteligente, comenzando con un acertijo: "Hay dos hermanas, una de las cuales engendra a la otra y viceversa, ¿quiénes son?" Tanto Gordon como Bruce entienden que se trata del menos conocido segundo acertijo de la esfinge. Nygma responde que una de las hermanas dice "Yo soy el día" y la otra dice "Yo soy la noche", y continúa diciendo "así que venga la noche oscura y más oscura", seguido de una explosión con pulso electromagnético que causa un apagón masivo en toda la ciudad, quedando solamente la transmisión de Nygma, quien reta a los ciudadanos a que cumplan su desafío.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.